Lycopodium en Medicina Veterinaria
(Originalmente publicado en la revista Divulgación de la Homeopatía, Nº 240 / Diciembre de 1986)
Dr. Flavio Briones S. M.V.

Como todos los grandes policrestos, Lycopodium actúa sobre todo el organismo; siendo el hígado el centro de su acción primaria. Altera profundamente el funcionamiento de este órgano, causando atrofia de los hepatocitos lo que trae como consecuencia un deterioro crónico del estado general, alteración de la nutrición orgánica. Este cuadro se acompaña de cierto grado de colesteremia y de uremia.

En los bovinos Lycopodium es considerado el medicamento de primera elección de la acetonemia.

La acción de Lycopodium es crónica, profunda y progresiva.

Morfología

El sujeto de Lycopodium es de aspecto desproporcionado; el volumen exagerado del abdomen contrasta con la delgadez de los miembros. Su musculatura es reducida y sin tonicidad.

Su piel es sucia, seca, arrugada, de tinte amarillo y con tendencia a requebrajarse; las conjuntivas las tiene subictericas.

El labio inferior por lo general cuelga y el individuo parece estar siempre con la boca abierta. Generalmente tiene una oreja caliente y otra fría.

Todo en él denota una fuerza vitual débil.

Síntomas mentales:

El núcleo de la personalidad de Lycopodium es la falta de confianza en sí mismo, por lo que todos sus problemas los trata de solucionar huyendo o atacando.

El ataque lo realiza mediante mecanismos conscientes o inconscientes o defensa de su yo, con la única finalidad de ocultar su incapacidad mediante conductas y actitudes de superioridad. Es por ello que el individuo de Lycopodium es orgulloso, arrogante y altanero y hace alarde cada vez que puede de sus cualidades, condiciones y pertenencias. Es muy exigente consigo mismo y con los demás, por lo que se convierte en un ser muy difícil de tolerar.

Por el contrario, cuando su falta de confianza se expresa tal cual es, el paciente de Lycopodium es cobarde, indeciso, desconfiado y tímido, de voluntad débil y lleno de miedos.

Una de las características que le permite superar su falta de confianza, es su mal carácter, el cual se altera con momentos de excelente humor.

Su irritabilidad se manifiesta especialmente cuando lo contradicen, además de al despertar y durante la fiebre.

Lycopodium tiene un gran deseo de compañía, agravando en soledad.  Pese a ello es común observar en estos pacientes aversión a la compañía y mejoría estando solo, pero siempre sabiendo que hay alguien cerca.

Tiene temor, especialmente de estar solo, de aparecer en público, de que se le acerquen y a la oscuridad.  El miedo se acompaña de una gran inquietud.

Características secundarias de este medicamento son su falta de memoria, sus trastornos de origen emocional, principalmente por cólera o contradicción, su avaricia, su insania dictatorial y su falta o exceso de sexualidad y erotismo.

Síntomas generales:

Los síntomas de Lycopodium se localizan preferentemente en el lado derecho del cuerpo, o bien comienzan en este lado para luego pasarse al izquierdo.

Tiene un horario de agravación muy característico: de 16 a 20 horas, sintiéndose bien antes del mediodía.

Mejora por las bebidas calientes, las cuales desea, agravando por la ingestión de líquidos fríos.  Agrava también después de comer o por comer hasta saciarse.

Presenta un marcado deseo de dulces, siendo muy excepcionales los pacientes de Lycopodium que no presentan esta característica.

Son animales friolentos que mejoran notoriamente al aire libre.

Síntomas particulares:

Como ya mencionamos, los principales síntomas locales de Lycopodium se localizan en el sistema digestivo. Es así como encontramos:

1. Aversión a la comida, con náuseas que cesan tan pronto prueba la comida, transformándose en hambre devorador.

En algunas ocasiones se sacia fácilmente y en otras mientras más come, más quiere. El apetito aumenta notablemente en la noche y durante las gastralgias.

2. Sufre de una gran flatulencia, lo que constituye una característica casi ineludible de Lycopodium. El vientre se presenta distendido, con gran cantidad de ruidos y borborismos. La flatulencia se agrava, al igual que los otros síntomas, de 16 a 20 horas, después de comer y antes o después de defecar.

3. Tiene dolores en la zona hepática y en los hipocondrios, especialmente el derecho. lo que se agrava al acostarse sobre el lado adolorido o al palpar la región afectada.

4. Constipación crónica, que puede alternarse con diarrea. Las fecas son duras al comenzar la defecación, para luego hacerse blandas o fluidas.

Son también importantes en Lycopodium su sintomatología renal; como los cólicos, que son generalmente consecutivo a litiasis renal. La presentación de cólicos renales a repetición, especialmente entre las 16 y 20 horas, es siempre una fuerte presunción de que el medicamento constitucional del paciente es Lycopodium.

Los genitales masculinos constituyen uno de los grandes campos de acción del medicamento. Entre los principales síntomas encontramos aversión al coito en machos con pene chico, frío y relajado; las erecciones son incompletas o están ausentes, habiendo casos en que el deseo sexual está aumentado pero sin erección.

Puede presentar también eyaculación precoz, si llegase al coito sexual o bien por ansiedad o por anticipación.

En resumen, el paciente Lycopodium es un animal irritable y taciturno, pero sin verdadera maldad. El ladra para advertir o intimidar, gruñe con las orejas bajas y en algunas ocasiones puede llegar a morder. Generalmente su mordida es leve, como con miedo de los que hace.

Es un animal con cierta inteligencia, triste e irritable, que desea compañía discreta, de lejos. No tolera que lo contradigan, pero es sensible a la ternura y a las manifestaciones amables. Los gatos de Lycopodium no toleran ser acariciados.

Son sujetos más bien delgados o con tendencia a enflaquecer vientre abultado y que envejecen tempranamente.

Usted está aquí: Inicio Artículos (Lecturas) Lycopodium en Medicina Veterinaria