Causas desencadenantes (“Trastornos por”) en Medicina Veterinaria
“Ailments for” in Veterinary Medicine

Dr. Flavio Briones, Médico Veterinario.

Resumen:

Los “Trastornos por” se presentan en los animales tanto como en los seres humanos, es así como en la práctica de la Medicina Veterinaria, frecuentemente se observan cuadros clínicos que se han presentado luego de una pena, un susto o por celos.

Muchas veces las consecuencias de estos “Trastornos por” no tienen relación aparente con patologías conductuales, como por ejemplo eczemas, conjuntivitis, diarreas, etc.

Entre los signos de esta esfera de mayor interés para el Médico Veterinario, se pueden mencionar los trastornos por anticipación, celos, cólera, contradicción, excitación emocional, mortificación, susto y temor, pero ninguno de los incluidos en el Repertorio debe ser desechado.

Llama la atención que si se repertorizan los “Trastornos por” de importancia en Medicina Veterinaria, el único medicamento que los cubre todos es Ignatia y muchos de ellos, su crónico Natrium muriaticum, pese a ello no se debe descartar ningún medicamento “a priori”.

Summary:

The “Ailments for” are presented in the animals so much as in the human beings. Frequently the Veterinary doctor, observed clinical cases that have been presented after a grief, a scare or by jealousy.  Many times the consequences of these “Ailments for”, for example eczemas, conjuntivitis, diarrheas, etc., not have apparent relation with behavior pathologies. Among the signs of this sphere of interest for the Veterinary Doctor, can be mentioned the “Ailments for” anticipation, jealousy, rage, contradiction, emotional excitement, mortificación, scare and fear, but none of them included in the Repertoire should be rejected.

Introducción:

No es raro, al realizar adecuadamente una anamnesis, que existan circunstancias en la vida del paciente que coinciden notoriamente con el comienzo de la presentación de la signología patológica que da motivo a la consulta.  Estas circunstancias “etiológicas” o desencadenantes son conocidas en homeopatía como “Trastornos por”, siendo incluidas en los principales repertorios en el capítulo “Mente”.

Cuando es posible determinar una causa desencadenante de un determinado cuadro patológico, sea este agudo o crónico, esta debe ser considerada en primer lugar al determinar el medicamento homeopático adecuado para el paciente, no pudiendo estar ausente de la sintomatología del medicamento prescrito.

Si bien se podría pensar que este tipo de “síntoma” es difícil de detectar en Medicina Veterinaria, la práctica enseña que los “Trastornos por” se presentan en los animales tanto como en los seres humanos, es así como frecuentemente se observan cuadros clínicos que se han presentado luego de una pena, un susto o por celos. A continuación se describen las principales causas desencadenantes observables en la práctica de la clínica de animales, pequeños o grandes, junto a los medicamentos que cubren dicha causa y algunos casos clínicos a manera de ejemplo.

Trastornos por anticipación:

Se refiere a la presentación  de trastornos ante la inminente ocurrencia de un hecho, generalmente cotidiano pero en ocasiones nuevo, especialmente inquietante para el paciente.  El ejemplo más característico es la diarrea que se presenta ante un examen, en el caso de los estudiantes, o el perro que se orina y tirita justo antes de entrar a la consulta del médico veterinario.

Los dos principales medicamentos de los “Trastornos por anticipación”, son Argentum nitricum y Gelsemium.

Argentum nitricum presenta “Trastornos por anticipación” ante un acontecimiento con miedo, nerviosismo y angustia, acompañada de diarrea. Miedo y timidez a aparecer en público. Miedo a las aglomeraciones. Tiene un marcado temor a aparecer en público y gran deseo de compañía. Orina frecuentemente por anticipación.

Gelsemiun tambien presenta “Trastornos por anticipación” con diarrea, especialmente  antes de un compromiso, de un examen o de salir en público. Pueden tener como consecuencia dificultad para tragar (disfagia), histeria o afonía después de emociones. El paciente de Gelsemium presenta todo el sistema muscular está relajado, deprimido, y los brazos y las piernas parecen tan pesadas que casi no las puede mover.

La diarrea de Gelsemium es sobretodo indolora. En los textos clásicos está descrito este cuadro como "la diarrea del soldado cuando tiene  que entrar en la batalla". Diarrea por cualquier excitación, sobresalto o por un susto.

Es muy temeroso o asustadizo, pudiendo incluso paralizarse de susto.

Trastornos por celos:

Los celos, justificados o no, constituyen un fuerte detonante de una variada gama de sintomatología, tanto en los humanos, como en los animales domésticos. Entre los trastornos desencadenados por los celos se pueden mencionar desde simples cambios conductuales pasajeros, fenómenos físicos de variable importancia, como diarrea, vómitos y ataques convulsivos, hasta manifestaciones grabes, en ocasiones caracterizadas por la violencia, tanto por el daño que le producen al paciente, como por los problemas que le generan a los dueños.

Entre las causas de celos más frecuentes de observar en los animales domésticos, muy especialmente en los que conviven en estrecha relación con sus dueños, están la llegada de una nueva mascota al hogar, el nacimiento de un niño, la presencia de visitas, el prestar atención por parte del dueño a otros animales e, incluso, por el nacimiento de sus propios hijos.

Los principales medicamentos homeopáticos de los “Trastornos por celos” son tres: Hyosciamus, Nux vomica y Pulsatilla.

Pulsatilla sufre de celos enfermizos, pero con un comportamiento suave, expresando con tristeza y con fácil predisposición al perdón cuando consigue una respuesta de afecto y de consuelo.

La paciente de Pulsatilla asume el tierno papel de víctima despreciada y sufriente, con suaves manifestaciones de pena silenciosa. Basta entonces un gesto afectuoso, una caricia, una frase agradable, para tranquilizarla.

Nux vomica es posesivo de sus afectos y siente celos ante situaciones concretas que entrañan riesgos de pérdida o infidelidad, pero con reacciones desmedidas, llegando incluso a la violencia.

Muy importante de los trastornos por celos observados en Medicina Veterinaria, es Ignatia, que es el medicamento “agudo” de Pulsatilla.

Trastornos por cólera:

La cólera y en especial, la cólera reprimida, siempre alteran notoriamente a los individuos, no siendo raros los trastornos desencadenados por ella. La cólera se produce por la frustración de no obtener lo que se necesita o desea.

Dependiendo de la personalidad del paciente, la cólera tendrá diferentes tipos de expresión, observándose en los animales principalmente dos: el comportamiento violento y expresivo y el de sumisión, característico de la cólera reprimida.

Los trastornos consecutivos a cólera son numerosos, pudiéndose mencionar las convulsiones, vómitos y/o diarrea, cambios conductuales, etc.

Entre los medicamentos homeopáticos que cubren los “Trastornos por cólera”, son importantes en Medicina Veterinaria Chamomilla y Nux vomica.

La cólera pueda en el enfermo de Chamomilla síntomas febriles, o diarrea, o un dolor neurálgico; trastornos diversos siempre acompañados de intolerancia al dolor, de agitación y de inquietud característicos. Desea ser cargado en brazos lo que lo calma al instante; los trastornos funcionales y aun los síntomas físicos desaparecen únicamente por esta acción.

A Nux vomica, su gran hipersensibilidad lo hace presa fácil de las  noxas emocionales, ocasionándole  trastornos, mentales o físicos por ira, sola o con ansiedad, por su honor herido; por indignación o si lo amonestan.

Trastornos por contradicción:

Los trastornos por contradicción, vale decir aquellos que se presentan por la no satisfacción de un determinado deseo, afectan especialmente a los animales dominantes o demasiado “regalones”.

La evaluación de este síntoma debe estar siempre relacionada con la intolerancia a al contradicción (“No tolera la contradicción”), de la cual los principales medicamentos son Aurum, Ignatia, Lycopodium y Sepia.

Trastornos por excitación emocional:

La “excitación emocional” engloba muchas de las “emociones” desencadenates de trastornos, ya citadas en este texto o por citar: anticipación, cólera, mortificación, pena y temor; junto a otras tales como la alegría o la estimulación excesiva de los sentidos.

Los síntomas de los pacientes que presentan un aumento en la excitación emocional pueden incluir dificultad para quedarse dormido o no poder despertar, irritabilidad o ataques de rabia, dificultad para concentrarse, volverse muy alertas o cautelosos sin una razón clara, nerviosismo o facilidad para asustarse.Tal ves debido a  esta falta de especificidad del síntoma, es que la cantidad de medicamentos mencionados en el repertorio son numerosos, pero a su vez coincidentes con los que cubren los trastornos por una “emoción” específica.

Es recomendable recurrir a este síntoma cuando es claro la existencia de una causa desencadenante, por ejemplo cuando el comienzo del cuadro actual del paciente coincide en forma precisa con un cambio en su rutina de vida, pero no es posible determinar con claridad la causa real que desencadeno el trastorno. Por ejemplo luego de un cambio de residencia de sus dueños: ¿Cólera por dejar una rutina de años?, ¿Susto por el ambiente desconocido?, ¿Sobre excitación por todo lo que implica una mudanza?, etc.

El medicamento homeopático a prescribir dependerá del tipo de trastorno que presenta el paciente: Pulsatilla si es un marcado deseo de compañía, Coffea si el paciente no duerme, Aconitum si lo que predomina es el temor, etc.

Trastornos por mortificación:

Mortificar literalmente significa “ir matando poco a poco” y es así como se entiende en el ámbito religioso.  Sin embargo en homeopatía debería interpretarse más bien con un sufrimiento prolongado, estando en consecuencia, muy relacionado con la pena y los trastornos por ella desencadenados.

La pena por lo general es consecutiva, como se vera más adelante, de un hecho puntual, como por ejemplo la perdida de un ser querido. La “mortificación” en cambio, es el producto de un problema que se prolonga o repite en el tiempo, como por ejemplo el maltrato, el hambre, el abandono, etc.

De conocerse la causa de la “mortificación”, esta debe ser considerada al momento de seleccionar el medicamento del paciente.

El principal medicamento de los “Trastornos por mortificación” es Natrium muriaticum.Natrium muriaticum es el medicamento más importante para los problemas de todo tipo de origen emocional. Entre sus principales síntomas se encuentra la profunda tristeza, generalmente silenciosa, el resentimiento, la aversión a la compañía y la molestia por el consuelo. Es muy compasivo y se sobresalta con gran facilidad. Es muy miedoso y puede ser irritable.

Trastornos por pena:

La pena es el proceso normal de reacción ante la pérdida. Se puede sentir pena ante la pérdida física de un ser querido (como en la muerte) o en respuesta a pérdidas de tipo social o simbólicas (como la pérdida de su posición en la jerarquía hogareña). En todo tipo de pérdida el individuo siente que se le ha quitado algo.

La forma en la que un individuo en particular manifiesta su pena dependerá mucho de su personalidad. La pena puede manifestarse por síntomas de ansiedad, como insomnio, inquietud e hiperactividad del sistema nervioso autónomo.

El síntoma “Trastornos por pena” es tomado en general, en aquellos pacientes que padecen trastornos luego de la pérdida de un ser querido. Se deberá precisar en todos los casos si lo que sintió el paciente fue realmente pena. Algunos pacientes no sienten pena sino miedo, desprotección, culpa, etc. En estos casos no se esta en presencia del síntoma.

También puede tomarse el síntoma “Trastornos por pena” en quienes se enferman tras el alejamiento o separación de un ser querido. Los trastornos por pena están frecuentemente asociados en los pacientes a los síntomas: Inconsolable y Nostalgia.

En este síntoma, la importancia de Ignatia en el cuadro agudo, y Natrium muriaticum en el crónico, es innegable. Un caso clásico, son los trastornos que sufren muchas madres, especialmente yeguas y perras, frente a la separación de sus hijos, los cuales ceden frente a la administración de unas dosis de Ignatia.

Trastornos por susto:

Como trastornos por sustos deben ser considerados todos aquellos cambios patológicos, fisicos o conductuales, derivados de un episodio completamente anormal en la vida del paciente, que le produjo un gran susto, como por ejemplo temblores de tierra, explosiones, accidentes automovilísticos, caídas con peligro de muerte, etc. No se debe confundir este síntoma con “asustadizo”, que es aquel individuo que se asusta por cualquier ruido, por pequeño que sea, caída de algún objeto, etc. (“bagatelas”); ni tampoco con los trastornos por temor, que se mencionaran más adelante, que se asocian a fenómenos que se prolongan en el tiempo (temor al amo que lo castiga, por ejemplo).

El principal medicamento homeopático de los trastornos por susto es Aconitum, si bien tienen también importancia Opium y Phosphorus.

Aconitum napellus es un buen remedio para los trastornos inmediatos o alejados causados por un susto. El paciente ha recibido un susto mientras estaba en la oscuridad y desde entonces siempre siente miedo de ella. Como consecuencia del susto sobrevienen vértigos o desvanecimiento, temblor o amenaza de aborto.Opium esta indicado en los trastornos por un susto, sobretodo si persiste el miedo, y el paciente está en un estado de insensibilidad, de falta de vitalidad, con un sopor insensible, como si estuviese parcial o completamente paralizado por el miedo; no se queja de nada, no pide nada, está absorto en un mundo interior, callado y temeroso. Indicado en convulsiones por un susto o por accidentes.

Trastornos por temor:

En los seres humanos todo el grupo de los trastornos de ansiedad, o por ansiedad, está claramente emparentado con el temor. De hecho cuando no aparece un miedo claramente expresado, es posible observar una expectación aprensiva o un estado de hiperalerta, una alarma exagerada o bien la sintomatología física propia de una situación de estrés, es decir de alarma. En los animales el temor es igualmente causa de ansiedad.

El temor se produce como reacción ante la llegada rápida, intensa e inesperada de una situación que perturba la rutina diaria.

Entre los temores observables en los animales, se pueden mencionar el temor a que se le acerquen, a aparecer en público, a la gente, a ser golpeado, a las multitudes, a la oscuridad, a los ruidos, a estar solo y a las tormentas, por nombrar aquellos posibles de detectar.  Todos estos temores  pueden evidenciarse por cambios conductuales o físicos, tales como la aversión a la compañía, el orinarse en lugares indebidos, temblores, etc.

Es importante mencionar que en muchas ocasiones es difícil, si no imposible, diferenciar los “Trastornos por temor” de los “Trastornos por anticipación”, ya que la anticipación puede deberse justamente a un temor. En estos casos es recomendable repertorizar “Trastornos por anticipación” y el temor correctamente modalizado, prescribiendo siempre un medicamento que contenga ambos síntomas.

Los principales medicamentos de los trastornos por temor son Aconitum y Gelsemium.

Algunas palabras sobre Ignatia:

Llama la atención que si se repertorizan los “Trastornos por” de importancia en Medicina Veterinaria, el único medicamento que los cubre todos es Ignatia.

Según Vijnovsky, Ignatia es uno de los principales medicamentos en efectos o trastornos de origen emocional, sobre todo si la causa es reciente, especialmente los producidos por penas (con pena silenciosa, no demostrativa); después de ira con ansiedad, ira con susto, con pena silenciosa; por ira suprimida o reprimida; por un amor no correspondido o rechazado o perdido, por la pérdida reciente de un ser amado; por mortificaciones; por contradicciones; por anticipar acontecimientos; por pasar por una situación embarazosa; por susto (se asusta fácilmente); por malas noticias.No se debe olvidar lo que ya Hahnemann afirmaba “Ignatia es aplicable y curativo solamente en ataques repentinos y en afecciones agudas”, por lo que se debe considerar solo para los efectos inmediatos de un “Trastornos por”, como por ejemplo las convulsiones histéricas desencadenadas por celos, del caso anteriormente descrito.

Igualmente importante es recordar que Natrum muriaticum es el crónico de Ignatia.

Conclusiones:

A manera de conclusión se pueden recalcar tres hechos importantes:

Los síntomas del tipo “Trastornos por” no son raros en Medicina Veterinaria y el hecho de que no todos se mencionen en este capítulo no implica que en alguna ocasión se puedan observar.

Muchas veces las consecuencias de estos “Trastornos por” no tienen relación aparente con patologías conductuales, como por ejemplo eczemas, conjuntivitis, diarreas, etc.

Si bien hay ciertos medicamentos que se repiten con mayor frecuencia en estos cuadros, como los antes citados Ignatia y Natrium muriaticum, no se debe descartar ningún medicamento “a priori”

Usted está aquí: Inicio Artículos (Lecturas) Causas desencadenantes (“Trastornos por”) en Medicina Veterinaria