Capitulo II - VI:

OBSTETRICIA VETERINARIA CON HOMEOPATÍA

     Introducción:

     La homeopatía cuenta con excelentes medicamentos para prevenir y tratar los problemas que suelen presentarse durante la gestación, el parto y el puerperio en nuestras especies, domésticas. A continuación mencionaremos los más importantes y la sintomatología que guía a su prescripción.

     Gestación:

     Amenaza de Aborto:

     –Belladonna: Cuando la hemorragia es profunda y la sangre se siente caliente. Se puede detectar dolor en la zona lumbar y tenesmos uterinos muy dolorosos. La paciente está muy sensible al tacto.

     –Chamomilla: Está especialmente indicada en aquellas pacientes muy irritables, en las cuales el aborto es desencadenado por algún trastorno nervioso, especialmente cólera. La hemorragia es oscura y la micción frecuente.

     –Ipeca: La sangre de Ipeca es roja y brillante, hay intenso dolor abdominal, pero lo más importante es la presencia de náuseas y vómito.

     –Pulsatilla: Hemorragia intermitente, que tiene la característica de reaparecer cada vez con más fuerza. La enferma se agrava en habitaciones cerradas y por el calor, presenta además dolores tipo parto.

     –Secale: Amenaza de aborto en el primer tercio de gestación, con grandes dolores, sangre roja y oscura que aumenta con el más leve movimiento; especialmente en multíparas añosas y débiles.

     –Sabina: Amenaza de aborto en el primer tercio, con hemorragia de sangre roja y brillante, parte líquida y parte coagulada, que aumenta con el menor movimiento.

     –Viburnum opulus: Según Mac Leod, se debe administrar en dilución C30 en las primeras 2 semanas de gestación, si se quiere evitar el aborto en pacientes que tendencia, según su historia clínica.

     Náuseas:

     –Cimicifuga: Vómitos matinales en pacientes muy nerviosas e irritables.

     –Kreosotum: Nauseas y vómitos matinales, de mucosidades y líquidos transparentes como agua, con salivación.

     –Nux vomica: Vómitos por las mañanas y después de las comidas, aunque sea una cantidad pequeña (regurgitación); con deseos de cosas indigestas. Náuseas por el olor de los alimentos.

     –Tabacum: Mareo, náuseas y vómitos con gran frialdad de la piel.

     –Symphoricarpus: Náuseas y vómitos continuos durante la preñez, agravando por ver u oler el alimento y mejora estando acostada.

     Posiciones anormales de los fetos:

     –Mitchella repens: Tendencia a las presentaciones anormales por falta de tonicidad del útero. Según Carrera, favorece el encajonamiento normal y activa la labor durante el parto si se administra durante el último tercio de gestación, a razón de 2 a 5 gotas de dilución D1, 2 veces al día.

     –Pulsatilla: Este medicamento, muy útil en todo lo relacionado con el aparato genital femenino, mejora el desarrollo de la musculatura uterina y con ello adecua la posición de los fetos; ya que, según Farrington, durante la preñez por lo general una pared del útero se desarrolla más que otra, lo que favorecería las presentaciones anormales. Según la Ley de la acomodación obstétrica de Pajot, cuando un cuerpo sólido está contenido en otro, sujeto a alternativas de movimientos y de reposo, y si ambos están provistos de superficies poco angulosas y deslizantes, el contenido tenderá sin cesar a adoptar su forma y dimensión a la forma y capacidad del conteniente.

     Como Pulsatilla actúa sobre el músculo uterino estimulando su desarrollo normal y produciendo ligeras contracciones intermitentes, tendremos como resultado, según la ley de Pajot, que el producto tenderá a cambiar su forma que es ovoidea, por la forma del cuello uterino que es tubular, originando con esto que una presentación anormal se corrija.

     Tratamiento antimiasmático fetal:

     Según León Vannier, si se quiere tener productos sanos, bien constituidos, fáciles de educar y principalmente muy resistentes a las enfermedades, se debe administrar durante la preñez SULFUR, TUBERCULINUM y SYPHILINUM en dilución C200, alternados cada 15 días y ojala no recurrir a otros medicamentos durante este período.

     Gestación no deseada:

     Existen situaciones en medicina veterinaria, en que una gestación debe ser suspendida, por problemas tales como hembras que se han cruzado demasiado jóvenes, hembras cruzadas con machos muy grandes en relación con su tamaño o bien por que la cruza va en desmedro de la raza. En estas ocasiones la homeopatía nos puede ser útil, a pesar que por lo general sus medicamentos no actúan en animales sanos.

     Un esquema que generalmente da buenos resultados si se administra al comienzo de la gestación, es prescribir 1 dosis diaria de SULFUR C200 o C1000, por 2 días conjuntamente con una mezcla de PULSATILLA, CAULOPHYLLUM y CIMICIFUGA en dilución baja (D1 - D3), por 3 ó 4 días.

     También puede intentarse administrando ARISTOLOCHIA D4 o D5 varias veces al día, durante 3 ó 4 días.

     Parto:

     Preparación para el parto:

     Con la finalidad de facilitar el parto, especialmente en primerizas o en aquellas hembras que han presentado problemas en partos anteriores, se puede recetar, una semana antes, una mezcla de PULSATILLA, indicada por las razones expuestas anteriormente, CAULOPHYLLUM, que ayuda a la correcta dilatación del cuello uterino, evitando con ello el dolor durante el parto, y CIMICIFUGA, que mejora las contracciones; todos estos medicamentos deben ser administrados en dilución baja. En algunos casos se puede agregar a estos medicamentos ÁRNICA.

     Falta de contracciones:

     –Árnica: Contracciones disminuidas por fatiga obstétrica. Las contracciones por lo general son débiles, pero en ocasiones se hacen violentas, pero en todos los casos ineficientes. La paciente cambia de posición constantemente.

     –Caulophyllum: Atonia uterina extrema, en pacientes muy nerviosas que se quejan constantemente. Los dolores son intensos y la parturienta se ve muy debilitada. El uso de este medicamento acorta el tiempo del parto notablemente.

     –Secale: Ausencia total de contracciones en pacientes muy débiles, el útero está laxo como una masa inerte.

     –Cimicifuga: Muy útil para acelerar las contracciones, cuando los intervalos entre una y otra son muy largos y no hay un impedimento detectable al parto.

     Rigidez del cuello uterino:

     –Cimicifuga: Rigidez del cuello uterino en pacientes nerviosas o francamente histéricas. Las contracciones son totalmente anormales e inefectivas.

    –Belladonna: Es el medicamento más indicado en los cuadros de rigidez espasmódica. Los bordes del cuello están rígidos y calientes, las contracciones aparecen y desaparecen bruscamente, y a pesar de su violencia son completamente ineficaces, debido al espasmo del cuello.

    –Gelsemium: Debe diferenciarse de Belladonna. El cuello está duro, resistente y grueso; las contracciones son normales, pero ineficientes. La paciente generalmente corresponde al tipo histérico.

     Intranquilidad:

     –Aconitum: Gran inquietud e intranquilidad; la paciente se queja mucho y parece no soportar los dolores.

     –Caulophyllum: La paciente es muy nerviosa y se queja constantemente, pero en forma muy débil. Su principal indicación es en las falsas contracciones en el último tercio de la preñez.

     –Chamomilla: Indicado en pacientes que presentan intolerancia al dolor, acompañada de gran excitación mental, irritabilidad muy marcada y mal humor.

     –Coffea: Es característico de este medicamento la sensibilidad exaltada; estando por ello indicada en los casos en que los dolores del parto son extraordinariamente intensos e intolerables, llevando a la parturienta a la desesperación.

     Post-Parto:

     Tratamiento preventivo:

     –Árnica: Ayuda notablemente a la recuperación del tejido muscular uterino y vaginal, luego del trabajo del parto.

     –Echinacea: Permite prevenir las infecciones uterinas, en el período en que el cuello del útero permanece abierto y se eliminan las loquias.

     Hemorragias Post-parto:

     –Drymis: Es un medicamento clave de las hemorragias uterinas agudas, que pueden producirse en el posparto. Se debe utilizar en dilución baja, cada 10 a 15 minutos.

     –Secale: Indicado en hemorragias de sangre fluida y oscura. La paciente está muy pálida y tiene las extremidades frías.

     –Sabina: Por los síntomas indicados en amenaza de aborto.

     –China: Ayuda a la recuperación de la paciente luego de haber sufrido una hemorragia, ya que está indicada en todos los trastornos que tienen por causa la pérdida de algún liquido vital.

     Falta de leche:

     –Sabal serrulata: Utilizado en tintura madre o diluciones bajas aumenta la producción de leche, ya que estimula el desarrollo de las glándulas mamarias.

     –Urtica urens: Según Wolff, si se le administra en dilución C30, bastaría una dosis para estimular la producción de leche.

     –Aceticum acidum: Es recomendado por Aubry y Bardoulat en dilución C30, debiéndose administrar todos los días o día por medio.

     –Galega: Se le utiliza en la medicina popular para reforzar la secreción de leche. Su forma de uso es en tintura o D1.

     –Ricinus y Lactuca: Son recomendados por algunos autores para la falta de leche.

     Si se desea disminuir o detener la producción de leche, para evitar así las mastitis en hembras que han perdido sus cachorros o en casos de falsa preñez; se puede recurrir a SABAL en dilución alta o a la URTICA D1 o D3.

     Metritis:

     –Pyrogenium: Es el medicamento más indicado cuando la paciente se encuentra en un estado grave, con temperatura elevada y pulso duro.Se puede utilizar en las metritis sépticas por retención de placenta o por muerte del feto y cuando las descargas son muy fétidas. La dilución más activa parece ser la C1000.

     –Echinacea: Indicado en los casos de septicemia con descargas ofensivas y especialmente en metritis asociadas a peritonitis por lo cual el abdomen está distendido y duro.

     –Belladonna: La paciente está caliente y congestionada, con el pulso lleno y las pupilas dilatadas. La metritis puede acompañarse de excitación nerviosa e incluso convulsiones.

     –Sabina: Muy útil en las retenciones placentarias y cuando hay hemorragia de sangre muy roja y abundante.

     Piometra:

     –Pulsatilla: Permite la eliminación rápida del pus retenido en el útero. Puede acompañarse el tratamiento de Lachesis, Pyrogenium o Echinacea; si los síntomas así lo indican.

    –Sepia, Hydrastis y Helonias: Varios autores recomiendan el uso conjunto de estos medicamentos, en dilución D3 o D6; debido a su efectividad comprobada en todo tipo de afecciones del aparato genital femenino, en especial aquéllas de tipo infeccioso.

copyright1990base

Usted está aquí: Inicio Manual de Med. Vet. Homeopática (1990) Segunda Parte: Práctica Capítulo VI: Obstetricia Veterinaria con Homeopatía